29 de octubre de 2007

¡Hasta muy pronto, China!

Bueno, llegó la hora de dejar China.

Tras mes y medio por estos lares me voy con un sentimiento de pena; uno le ha cogido cariño a este país, pero también con algo de recelo hacia los comerciantes chinos y sus yuanes.

Aquí mi último envío desde China. Obsérvese que pesa 4.000 kg (cuatro punto cero, cero, cero kilogramos). Uno ya ha cogido experiencia en ajustar los gramos con el envío masivo de cubos.

En pocos días, ¡rumbo a Hong Kong!