26 de noviembre de 2007

Tailandia. Reencuentro con Ángel

De nuevo coincido con Ángel, y nos contamos respectivas vivencias de los últimos días, cada uno por un lado. Ángel le echo valor y se fue a Calcula y Varanasi, ¡juas! A pesar de las advertencias de varios viajeros sobre Calcula: si India esta a otra nivel en cuanto a suciedad, etc, Calcula ya es el no va más. Entre otras experiencias, me cuenta que a su paso por un sanatorio con gente moribunda, se vio obligado a ayudar a trasladar a alguien que decidió morirse en ese instante (!!!). "Lávate las manos corriendo", le recomendó alguien después.

Aquí con Ángel camino a la perdición en un Tuk-Tuk 100% típico Tailandia:

Como es sabido, en Tailandia hay bastante cantidad de golfillas. Muchas, mil, infinitas.

Aprovechamos para visitar Nana, porque es un lugar que hay que ver (solo ver,¿ eh?). Y vaya vistas... Continuamente nos asaltan ofreciendo "ping pong". ¿Ping pong? A mí me encanta el ping pong, ¿qué quiere decir? Piensa mal lo que una lady thai puede hacer con una pelota de ping pong y acertarás. Y no sólo eso, la variedad de espectáculos que ofrecen se parece a esto:

-Pussy writting letters.
-Pussy open beers.
-Pussy chopsticks.
-Pussy smoke.

Entre otros que no recuerdo. Si lo de chopsticks es cierto, realmente se merece un aplauso.