11 de febrero de 2008

Nueva Zelanda. Queenstown.

Ay, Queenstown, Queenstown... ¿Cómo es este lugar? Fácil, poned en mente a Móstoles, con sus baches, aceras irregulares, pintadas, coches mal aparcados, edificios con aristas vivas y lagos naturales ausentes. Ahora imaginaos lo contrario, eso es Queenstown.

Un sitio ideal para disfrutar simplemente estando, como hice mi segundo día, en el que sólo gasté el tiempo en desayunar de lo lindo, escribir durante horas, esperar la luz buena para hacer fotos e ir al casino.
Por cierto, volví a ganar en el casino, por cuarta vez consecutiva, y en esta ocasión 150 dolares de ganancias. Los casinos de aquí me traen buena suerte, así que he decidido visitar todos los que me encuentre hasta que llegue el día en el que pierda. Ya no recuerdo cuando fue la ultima vez que visite al cajero con tan buena racha.