18 de marzo de 2008

Adiós, Bora Bora.

Qué penita abandonar Rosine Masson, la verdad que es un lugar para quedarse una buena temporada.

Adiós, yates y bungalows.

Adiós, Polinesia Francesa.

Adiós, orondos polinesios.

Adiós, atardeceres (este lluvioso y con torbellino incluido).

Adiós, querida Bora Bora.