18 de marzo de 2008

¡Lo sabía, lo sabía!

Ya lo anuncié. Aún sigo apostando por la cancelación de los juegos olímpicos en Beijing. Cualquiera que haya estado allí sabrá que es de locos ponerse a correr en semejando atmósfera putrefacta. La cosa dará que hablar.

Hasta ahora nunca se habló del tema de la contaminación. Aquí una noticia que recoge El País:

"No quiero suicidarme en Pekín"
El atleta etíope Haile Gebrselassie reafirma en Madrid su renuncia a correr el maratón olímpico porque teme la humedad y la contaminación de Pekín
El COI admite riesgos por la polución