20 de marzo de 2008

Santiago. Nataly y Fantasilandia.

Acompañado por la linda y simpática chilena de nombre Nataly fui al punto más alto de la ciudad desde donde se ve todo Santiago, arropado por sus conocidas montañas.

Y después, ¿por qué no visitar Fantasilandia?


Vaya, sorprententemente parecido al Parque de Atracciones de Madrid. Algunas máquinas son exctamente iguales. Y es que Chile en general tiene un sabor a la España de hace un tiempo.

Muy agradable compañía, señorita de los labios de mermelada. Mis mejores deseos para ti.