24 de enero de 2008

Australia. 3 días en el desierto. Continuación

Continúa la expedición, algo más cansados, pero enteros. Aquí los integrantes del divertidísimo grupo:

Beej decidió parar y retroceder con el autobús al ver tendida en la carretera a la serpiente mas venenosa, la de la cabeza negra:

Y más excursiones por estos peñascos a horas muy soleadas:

Con una piscina en medio del desierto que supo a gloria. Imaginaos cómo está el agua de calentita. ¿Y el agua de los aseos? La opción "fría" resulta ser muy, muy caliente!

Qué sed, Oh My God. Tomemos un poco de agua, de esa de a 5 dolares la botella (new record).

Eric opta por cervezas, como buen ingles. No sé cuantas se pudo beber en estos tres días...

Y aquí el aseo más caro del mundo. Su construcción fue de 1,5 millones de dolares! ¿Y quien lo necesita aquí en medio de la nada, teniendo todo el campo a disposición?

Oh... ¿el Uluru? No, éste es un fake, pero más impresionante si cabe, debido a su forma.

Lo que hay que destacar de la estancia en el desierto son las moscas. Infinitas moscas pesadas se encargan de hacer insoportable el simple hecho de estar. Moscas, moscas, moscas mil.