22 de enero de 2008

Australia. Excursión 3 días por el desierto

Pues eso, 3 días por el desierto acompañado por un extraordinario grupo de 20 personas y el guía/conductor, "el único guia nativo de Alice, habéis tenido suerte", decía. Su nombre es Beej y es un tipo muy auténtico, todo un Cocodrilo Dundee que lo mismo cogía una serpiente como se ponía a cocinar con un afeminado delantal.

Aquí una foto durante las largas horas al volante, con largas rectas también. Fue rarísimo verle torcerlos brazos para girar el autobús, recto, recto, recto hasta el infinito.

El primer día visitamos Kings Canyon, a las 13:00 (!!!) 45 grados a la sombra y sin puestos de suministro de agua, tan sólo al inicio del trekking, y agua del tiempo, o sea, a 45 grados.

El calor era aplastante, brutal, letal. De hecho un par de taiwanesas apenas aguantaron 5 minutos! 5, señora, ¡cinco! Claro, son MADE IN TAIWAN. Otro joven que empezó rápido sufrió una lipotimia a los 15 minutos.

Y realmente tengo que decir que no son condiciones para hacer un trekking, a estas horas y por estos peñascos. Eric, un ingles que decidió seguir, se estaba derritiendo literalmente, yo pensaba que se convertía en tranchetes, y es que tanto jamon York y el sol que tienen por allí, pasan factura.

No es que yo sea un fondista keniata, pero esto de tener sangre española se nota, y mucho, a la hora de soportar el calor. Yo también sufrí, pero nada en comparación con los europeos del grupo.

Estuvo bien el primer trekking, con imágenes muy buenas del desierto.

En la siguiente parada del autobús, todo el mundo compro refrigerios necesitados, que aquí venden a precio de oro. 5 AUD por una botella de agua. De hecho bastante mas cara el agua que la gasolina. Y no decir del precio de internet: 12 euros la hora, ¡toma ya!