22 de enero de 2008

Australia. Sin sombra

Andar rondando estas latitudes tiene varios efectos, como por ejemplo ver un cielo completamente distinto del visto hasta ahora en el hemisferio sur (es raro la primera vez, desconcierta un poco, y bastante más feo que el norte, tengo que decir). Y otro efecto secundario es que a una hora concreta del día, uno se queda sin sombra. ¡Juas!

Si alguien tiene dudas acerca de si la gente camina cabeza abajo en Australia, en principio diría que no he visto a casi ninguno andar así.