2 de febrero de 2008

Australia, sociedad podrida.

Mi último día en Sydney, realmente tengo ganas de salir de aquí YA. Iré a la bahía y pasaré una mañana tranquila en el césped o en alguna terraza escribiendo en mi cuaderno.

¿Dije tranquila? No, para mi sorpresa resulta que hoy es el día nacional de Australia!!! Apaga y vámonos...
Es como si se hubieran puesto de acuerdo para restregarme por la cara las banderitas y recordarme que estoy en Australia todavía. Banderitas, banderitas de los hijos de la Gran Bretaña.
Me repugna todo esto, no aguanto esta sociedad. Todos muy ocupados trabajando con traje. ¿Tendrán mucho dinero entonces? No, no, I have a lot of bills to pay. Entonces, ¿tendrán mucho tiempo? No, el trabajo me absorbe. Entonces ¿que tienes? Tienes nada; ropa nueva y restaurantes caros donde gastar el dinero, porque todo muy caro es.
Ah, y come rápido y de cualquier manera, que tienes que volver a trabajar.
Eso no es hacer arte de comer. ¿Acaso han perdido el rumbo? Escuché una vez que Australia tiene ciudades con el mayor nivel de vida del mundo. ¿A esto llaman nivel de vida entonces?
¿Pasar un día en familia, comiendo basura y sin mesa? Mi padre jamas me compró chucherías, bollos ni gusanitos, ni mucho menos este tipo de comida. En mi casa nunca entro Coca Cola, salvo puntualmente para los invitados de algún cumpleaños, cuando se celebraban de esa manera.
Y todos son guays. Fantastic, perfect choice! It's my pleasure. Great! Dicen continuamente, pero no lo dicen de verdad. ¿Donde están las sonrisas de la gente de Bali que dejé atrás, totalmente sinceras? Aquí no recibirás ningún regalo de ese tipo, de esos que te alegran el día. Si recibes algo, lo tendrás que comprar.
Parece que se lo están pasando en grande, sí...
Aquí una escena de lo mas romántico, comida con vistas al mar:
El resultado no puede ser otro. Comed y engordad, insensatos:
Y algo muy americano, decir sorry pintando en el cielo. Para gastar mas dolares, debe ser. Una muestra de arrepentimiento sin gasto excesivo no cuela.
Y esto fue lo que fotografié, simplemente lo que hay.
Australia me aburre. Ni siquiera las chicas son guapas. Ah, y no olvides venir con la tarjeta de crédito en la boca, la vas a desgastar.

2 comentarios:

Mamen dijo...

Es que comparas países tan diferentes...El nivel de vida no tiene nada que ver con la felicidad de la gente.Incluso a veces es proporcionalmente inverso. Me recuerda ésto a los días que pasé en México en los que visité alguna aldea. Deberías de ver a los niños descalcitos con sus ropas viejas y medio rotas, pero con una sonrisa blanca (unos dientes perefectos de no comer porquerías) de oreja a oreja. Ni Play, ni chuches, ni hamburguesas, ni tv, ni juguetes inservibles ni nada! pero FELICES. Me encantó. Y llegas aquí preguntándote qué clase de vida llevas tú y qué porras de sociedad nos estamos creando. De verdad que les envidias.

Anónimo dijo...

A mi me paso algo muy similar a ti macho: despues de haber pasado 5 meses vagabundeando por Asia, Australia me aburrio tremendamente. No por nada en particular, sino mas que nada por lo inocua, politicamente correcta y desculturizada que es. La gente era maja y simpatica, pero el pais y la cultura en general me aburrio terrorificamente.

Ademas, aparte de el desierto rojo (Uluru!) y la isla Frazer, tampoco me parecio una maravilla en cuanto a paisajes: playas de plastico, extensiones planas y torradas y ciudades igualmente limpias, organizadas, relucientes e insulsas. Copy/paste.


Hector