2 de febrero de 2008

Nueva Zelanda, llegada a Auckland.

Cambié el vuelo para escapar cuanto antes de Australia. ¡Adiós, terrasco de miles de kilómetros a la deriva!

Ahí os quedáis, australianos. No me esperéis que lo mismo tardo en volver.

Mi avión llegó de noche a Auckland y, como no tenia nada buscado para dormir y vi asientos cómodos en el aeropuerto, allí me quede a dormir el resto de la noche.

Nueva Zelanda tiene otro aire, uno lo nota al entrar. Simplemente con una trivial conversión con una camarera de origen maorí del aeropuerto, mas humilde y con otro salero, me olvide de Australia.

El estilo de las calles es muy parecido, al menos en Auckland: aceras asfaltadas, cubiertas y con anuncios de las tiendas. Ver comparación.

Australia:

Nueva Zelanda:

Bienvenidos a Nueva Zelanda, aquí lo pasare mejor, sin duda.

2 comentarios:

David dijo...

Macho pero que pasa que no te llega para calcetines o que?

Que se te salen los dedos! jajajajajjaja

Lynx Pardinus dijo...

Hola. Pues bien. Yo también veo la luz, después de unos meses liado hasta los tuétanos...Me queda sólo imprimir y entregar el trabajo de CurríCULO, el de Inv.Educativa y la Unidad Didáctica por escrito. Y luego,a priori, seré algo más libre,como tú en tierras neozelandesas. Te sigo, aunque aún puedo estar algún día sin escribir.
Chau