1 de agosto de 2007

Agradecimientos V

Yoko y Yoshi, made in Japan que me bautizaron como José san y navegante del mundo (no sabía que de las sílabas de mi nombre se podría extraer eso...). Geniales y divertidísimas chicas que se han convertido en mis fans, y tengo que admitir que yo también lo soy de ellas. Pasadlo bien en Bali, ahora que habéis vuelto por allí.

Borja, madrileño de adopción ahora pasando unos meses en Australia, dice que estudiando, pero yo aún no lo creo porque no hago más que ver fotos de sus fiestas je, je. Muy divertido aquel día en Alice Springs y muy buena cena de carnes variadas pudimos compartir.

Alessandro y Roberto, italianos con los que coincidí en Alice Springs y también disfrutamos de aquel genuino pub australiano, con serpierntes incluidas.

El grupo de veintitantos con los que estuve tres días por el desierto de Australia. Más divertido y más risas, imposible. Más cansancio y calor, tampoco. No recuerdo todos sus nombres, así que no citaré ninguno. Sobrevivimos todos a animales malignos como serpientes, arañas, gringos, etc. Tampoco olvidar al genuino conductor nativo de Alice Springs, de nombre Beej, el director de orquesta.

Darío, italiano que conocí en Melbourne y volví a encontrar por casualidad en el aeropuerto de Tahití. 95 países llevaba en aquel entonces, ahora quizás haya superado los 100. Culto, hablador de varios idiomas y con el pasaporte lleno de sellos es uno de los más grandes viajeros, en todos los sentidos, con los que me he cruzado.

Debbie, de Auckland. Vaya noche de suerte, ganando en la ruleta y conocer a esta neozelandesa allí mismo fue todo uno. ¡Suerte en tus abultados negocios!

Matthias, alemán con el que viajé algunos días a través de Nueva Zelanda. Algo cuadriculatem, pero buena gente.

Therese, alemana también, que conocí en Greymouth y ya no nos volvimos a ver en Wellington.

Tanja, suiza biblitecaria con la que me crucé en Nueva Zelanda. Espero tu recomendación de libros favoritos.