18 de agosto de 2007

Transiberiano. Yekaterinburg - Irkutsk

Acaba la película de Lisa, Katerina y Anton con una emotiva despedida y un instante después empieza otra distinta. No se vaya lejos, señora. ¡No hay descanso!

Al entrar en el tren nos damos cuenta que nuestras camas no están juntas, cada una está en un compartimento distinto (!!!). Pues empezamos bien, al menos están en el mismo vagón. Además el tren no es tan bueno como el anterior y nos esperan 57 horas seguidas (tres noches y dos días). Vale. Intentamos sin éxito cambiar nuestras camas. En medio de todo el tinglado, conocemos a unos personajes sin desperdicio: cuatro estudiantes rusos que van a un pueblo cerca de Baikal a un encuentro de universitarios. Alexei, un tipo inclasificable, divertidiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiisimo, un auténtico "trucha" como le llamábamos nosotros (y le gustaba y todo), y otras tres chicas. Por suerte hablan algo de inglés y sin duda se convierten en los protagonistas del viaje, de hecho calificamos su compartimento como "el party cupe", siempre muy animado y con infinidad de bebidas y víveres de todo tipo. Y nosotros.... que pensábamos que íbamos a estar abastecidos de comida como en el tren anterior, apenas tenemos unos plátanos y unos melocotones!!!! En fin, risa nos entra sólo de pensarlo...



Compañeros en cada habitación: Antonio y Ester comparten habitáculo con una madre y un niño majiiiiiisimo. Josan, con una madre y dos niños y yo tengo la peor suerte, en mi compartimento hay un corpulento ruso con bigote que literalmente no coge en la cama, y un medio anciano gruñón. Como para decirles que se cambien de cama, sí... Y el gruñón, ya etiquetado como "el autentico viajero transiberiano" ¡no se baja nunca! Este va a Vladivostok del tirón por lo menos... Todo puede ser peor, por supuesto. De hecho en la tercera noche aparecieron dos mujeres con cara de otra época, con las cabezas envueltas en pañuelos, olor a viejo y muy, muy rusas, con lo que mi room tenia un ambiente totalmente tétrico

Pues sí, muchos kilómetros, muchas risas, pero muchas, muchas con los estudiantes rusos. Y otros personajes secundarios que van apareciendo por ahí, como otro viajero ruso que se une a la fiesta y compra una inmensa cantidad de cervezas en una de las paradas. O el hombre ruso, muy cómico que produce el ya mítico grito "RUSSSKIIIMUSHHH!!!" que significa algo así como marido ruso, ya que una de las tareas es encontrar un marido ruso para Ester, jajaajaja. Tranquila, Ester, no te irás de Russia sin un marido típical ruso, que según dicen les gusta beber y estar tirados en el sofá. No me olvido tampoco de uno de los niños del tren, de tan sólo 11 años pero muy, muy inteligente. Aprovecho para hacer unos globos a los niños y hojear una especie de enciclopedia para niños muy interesante que una de las madres lleva para ir enseñando al hijo durante el largo viaje. Mucho mejor que las maquinitas, sí.

Y el paisaje, exactamente igual, copy-paste. El bosque contínuo no se acaba nunca. Pasamos por Omsk y Novosibirsk, destinos que teníamos en mente antes de comenzar, pero que hemos abandonado porque todo no se puede ver en los días que tenemos.

Añado que viajamos en segunda clase, la clase cupe. Hay una primera clase, con dos camas por compartimento, y una tercera clase, donde todo el mundo esta apelotonado, viajan los menos pudientes y la intimidad es nula; es la clase platskarny. Como aventureros que somos, pensamos en coger la tercera clase para uno de los tramos, al ser posible uno de los cortos, pero ya puestos, en uno de los largos. Por suerte o mala suerte, no había billetes en clase platskarny y tenemos que conformarnos con la clase cupe. Otra vez será, pero hubiera sido todo un circo.

¡Adiós, party cupe!

1 comentario:

Juan Francisco dijo...

Hola!!!Divertidísimos de momento el relato, pero vigila esa ortografía a pesar del teclado que tengas.Jajajaja.
Así que ya has llegado a tierras mongolas, ¡interesante! Por cierto, un afectuoso y cálido saludo a tus compañeros/as de viaje, que seguro son la mar de "fascinantes"...Juajuajua...Yo por comparar, de momento el viaje que he hecho es de tipo virtual: me compré toda la serie de la Patrulla Galáctica y me la vi en plan maratón-masoca en tres días( 65 capitulos más dos gratis de otra serie que regalaban)...Pero vamos, eso no puede compararse a tus viajes y andadas, mi pequeño Don Quijote. Abrazos desde España, te mantendremos informados de todo lo que suceda por estos lugares,jajajaja.Atentamente

JFGH