31 de octubre de 2007

Haz un giro en tu vida, hazte meditador

Es muy frecuente observar grupos de personas, o algo parecido a personas, reunidas alrededor de un fuego en un estado permanente de relajación. Se pasan la vida meditando, durmiendo, fumando vete tú a saber qué cosas y charlando. No trabajan, no producen, no nada. Seguramente tampoco se lavan nunca.

Estuvimos un largo rato al lado de uno de estos grupos. Uno de los presentes resulta ser un noruego que abandonó su vida cotidiana para venir aquí a vegetar. Se le ve muy concentrado y parece que se ha tomado en serio este estilo de vida. Mucha gente así lo hizo en los años sesentas y setentas y aún continúan. Es de suponer que el visado de este noruego expiró hace tiempo y se encuentra aquí sin documentación, no creo que sea problema para él y dudo que esté pensando en ello.

Lo mejor de todo fue observar el cambio en los ojos del hombre de rosa después de le que tocara el turno en el fumeteo. Pasó de estar relajado y aparentemente normal a un estado de felicidad y tranquilidad extrema, se le quedaron unos ojines de satisfacción que no veas tú... Ale, ale.