10 de octubre de 2007

Tren camino a Lhasa

Por fin llego el día de llegar a Tibet, un destino soñado desde siempre.

Es toda una suerte contar con la recién inaugurada línea ferroviaria hasta Lhasa, la más alta del mundo y un proyecto descomunal y enormemente caro afrontado por el gobierno chino. Al contrario que en avión, en tren se pueden ver los paisajes, que son 10, además de ir subiendo poco a poco en altitud. Duración: 44 horas desde Chengdu.


Aquí el lago a mayor altitud del mundo:

El tren tiene salidas de oxígeno, por si a alguno le da un yuyu, y tienes que asegurar por escrito que no tienes enfermedades y puedes sobrevivir en altura.

La verdad que ese oxigeno del tren olía más bien a combustible.

Recomendación naranja: venid a Tibet lo antes posible. Razones:

-El visado es fácil de conseguir. Sólo por ser europeo uno cuenta con esta GRAN ventaja que no mucha gente del planeta puede disfrutar. Para muchos es literalmente imposible conseguirlo y para otros muchos es inviable económicamente.
-El euro es una moneda muy fuerte (si es que esto de ser europeo es todo un lujo). Los precios aquí son de risa.
-Tibet es ESPECTACULAR.
-Tibet es auténtico, aún. Puede no sea así dentro de no muchos años, con al invasion china.
¿Alguien da más? Si además tenéis salud, no dejéis pasar la oportunidad, ¡no os arrepentiréis!