19 de septiembre de 2007

China. Últimas horas en Beijing

Se acerca la hora de dejar Beijing, una pena porque ya le había cogido cariño a las calles cercanas al hostel. Bueno, tras 17 días aquí, llega el momento de ir a Xi'an. Ya queda poco para probar/sufrir qué es eso del "asiento duro".

Kleber, que sigue junto a Ángel y yo estos días, también ha decidido coger el mismo tren, aunque ha comprado el billete esta mañana y ya no quedaba ni asiento duro! Directamente no tiene asiento. Tranquilo, Kleber, son poco mas de 11 horas. Que afortunados somos Ángel y yo, con asiento y todo... Dicen que el tren va muy llenito de chinos, y que en cuanto te levantas te quitan el asiento. ¡Que divertido!

Aquí estamos los tres ejercitándonos en una de las maquinas que se están poniendo de moda en Madrid, importadas de China.
Un rato antes de comer conocimos a Aina, una chica catalana que le encanto volver a hablar castellano con alguien después de un mes en Taiwan. También nos despedimos de Ángel y Miriam (?) otra pareja catalana con la que estuvimos ayer por la tarde dando vueltas por ahí.