15 de noviembre de 2007

¡Namasté, Nepal!

Las vistas desde los aviones siempre son una sorpresa. Aquí las montañas del Himalaya, el techo del mundo, elevándose por encima del mar de nubes.

Dejo una curiosa foto, tomada en una oficina, donde en vez de hacer caso al cliente, pasaban olímpicamente y se dedicaban a jugar a las cartas (!!!). En serio, les hablabas y seguían con su partida; ni te miraban...

Venga, que me voy de Nepal. Namsaté, que también significa Adiós. ¡Adiós, desayunos!