19 de agosto de 2007

Transiberiano. Envidia de Robin

A las tantas de la noche, hice una excursión a otro vagón, donde había otros españoles y un grupo de jóvenes que habían montado una fiesta por el cumpleaños de uno de ellos. Me invitaron a tarta y cerveza, aunque ya estaba yo un poco lleno. El caso es que conocí a Robin Thomson, un inglés de Cambridge al que envidié desde que empecé a hablar con él. Resulta que es fotógrafo profesional y viaja con la gente de Way to Russia para hacer un reportaje del Transiberiano. Sí, sí, hace fotos y viajes, y por ello le pagan. A pesar que no me puedo quejar de uno de mis trabajos, el de mago, donde me lo paso estupendamente y no pagan mal, este Robin viajero me supera con creces. Estuvimos hablando muchísimo tiempo de fotografía y me enseñó el maravilloso equipo que lleva. Un tipo muy pajo y divertido, espero coincidir con el algún día. De momento me conformare con ver su trabajo en flickr.

Ah, y esta envidia no es de esas que dicen sana, etc.. ¡es envidia total!