21 de noviembre de 2007

Hong Kong. Karen

Aquí Karen, la chica de las mil caras, que se tiente de Hong Kong y no de China ni Reino unido, a pesar de conservar pasaporte británico, con las ventajas enormes que eso conlleva:

Conocí a esta hongkonesa que me ensenó lugares que nunca hubiera descubierto por mi cuenta. No hay nada como estar con alguien local para labirentear un lugar.

Fuimos a un autentico restaurante de comida cantonesa (en Hong Kong hablan cantonés, no mandarín) y Karen eligió algunos típicos platos. Lo mejor fue el sorprendente movimiento de la camarera al cobrar: ofreció una especie de carpeta rígida para que depositáramos el pago, y UN INSTANTE DESPUÉS, abrió la carpeta por otro lugar que contenía el cambio exacto con monedas y billetes!!!!!!!! Con lo que me gusta a mí la magia y últimamente parece que lo he visto todo en el mundo del ilusionismo, aquella camarera de Hong Kong hizo magia pura, por sorpresa, como debe ser. Karen no le dio mucha importancia "aquí todo debe ser deprisa, es normal", pero a mí me dejó con una sonrisa que tardo en irse.

Después subimos a dos rascacielos, uno de ellos el segundo mas alto de Hong Kong, que es un hotelón de lujo lujísimo. el otro tiene ascensores por fuera, y puedes ver como se aleja del suelo a una velocidad pasmosa. A pesar que en la oficina de turismo me dijeron que no se puede subir más que al pepino más alto, y sólo hasta la mitad, Karen sabía estos dos sitios, recomendables sin duda.

¡Gracias por ese día tan productivo! Hasta el futuro, Karen.